Blogia
Molintonia

...sobre mis obras

Presentación de

Presentación de

"Estoy emocionado".  Así comencé mi intervención, y así podría haberla terminado, y haber seguido pronunciándolo como un mantra durante varias horas después.

Todo empezó hace unos seis meses, cuando, tras grandes dudas sobre si hacer o no esta presentación, decidí solicitar reserva del salón de actos del Centro Cívico Salvador Allende, en el corazón de Montemolín, mi barrio, para enseñar al mundo lo que treinta años de mi relación con la literatura había creado.

Fue Esther, mi mujer, quien hace un poco más de tres años, me planteó esta reunión de obras, ya que se le había ocurrido hacerla a ella para sorprenderme en mi 50 cumpleaños... pero no tenía posibilidades de hacerlo sola, pues todo andaba disperso e incluso escondido.  Me lo desveló y vi la posibilidad de lanzarme a esa aventura, aunque sólo fuera, como ella me planteó, para editar unos pocos ejemplares en edición de lujo que se repartirían a la familia y amigos interesados en mis obras..

Hoy agradezco aquel empeño; hoy.  No ha sido un camino fácil, tanto por las circunstancias personales que he ido atravesando en los últimos años como por las movilizaciones internas que iba soportando con cada empuje, porque por empujes he trabajado hasta llegar al resultado final, con esa compilación (término que me recomendó mi socia Pilar porque no iba a ser una mera trasposición de obras a un fichero inmenso, sino una revisión pulcra y fina de cada una de sus páginas) que contiene catorce obras: siete libros de relatos (cuatro de pura creación literaria y tres ambientados bajo mis experiencias profesionales), cinco novelas (una de ellas autobiográfica), una miscelánea que agrupa obras de teatro, poemarios, canciones, y reseñas, para finalizar con mis artículos sobre gestión de personas publicados en las diferentes revistas impresas y digitales del Grupo RHM de mi buen amigo Raúl Píriz.

He estado a punto de arrojar la toalla antes de llegar aquí, hasta el punto de que incluso me propuse dejar de escribir, mientras cada una de las líneas iba presentándose ante mi comprensión lectora, también asimismo recordadora e interpretadora de los avatares que rodeaban mi vida en ese punto de su creación. Y como en cada momento de la vida nadie somos los mismos que en cada instante del pasado, mis entrañas trasteaban con autonomía descarada por los resortes de la memoria, dejando huellas en dolores y alegrías que dormían en la buhardilla de las experiencias.

Preparando mi intervención, quise que poco de su contenido fuera posterior al 9 de marzo de 2011, porque, sin querer, iba viendo que el acto en sí se estaba convirtiendo en un punto y aparte, en una liberación, quizá, o en un ajuste de cuentas con todos aquellos Jose Antonio’s que he sido alguna vez.  Y hablando de literatura, que es lo propio ahora, incluí párrafos de mis presentaciones anteriores en los que había referencia a mis trampolines para la escritura, esos puentes, puertas o canales hacia el más allá, que me hacían enfrentarme al vacío para llenarlo con algo que naciera de mi deseo creador.  Luego, la mención a mi barrio... inexcusable... mi Macondo concreto y tenaz, tan persistente que me animó a anunciar mis tres nuevos proyectos editoriales, los tres (siete cuentos como historias de amor adolescente, una novela autobiográfica hasta 1975 y una trilogía en un entorno mágico) con referencias explícitas a mis orígenes en este barrio, para el que me lancé a proponer acciones de reinvindicación:

1) Pedir la identificación física del barrio en algún lugar emblemático de la calle de Miguel Servet: placa, monolito o nombre de plaza/calle/callejón/andador.

2) Preparar una entrada en Wikipedia con el título de El barrio de Montemolín.

3) Hacer una quedada con los integrantes del grupo de Facebook "Orgullosos de pertenecer a Montemolín"

¡Qué grandes Berbi y Jaloza!, tan entrañables, tan emotivos, tan llenos de humor blanco, inteligente, irrepetible, que se atrevieron a cantar "Montemolín, patria querida / Montemolín de mis amores".  Y su bautizo a Pilar como "pradesóloga", por su tratado de "pradesología", ese buceo por la tres mil y pico de páginas, con más del centenar de cuentos y decenas de poemas...  Luisa, con su rol de editora, que tampoco puede desligar del de gran escritora que es...  Luis Trébol, enorme, evocador, admirable rapsoda que encandiló con sus lecturas teatralizadas de unos párrafos acertadamente escogidos para dar una visión global de la obra...  Mario, Mario, Mario, el cantautor de los escritores, con su propuesta para el nuevo disco, su voz rota, penetrante, dulce para una nana, y con la compañía de Irene, Irene, Irene, esa voz prodigiosa que canta con las manos.

Más o menos, cien amigos, cien personas amantes de la literatura que me honraron con su compañía y de los que sentí su calor más adentro de los impensable.

Y con el riesgo de dejar en el tintero nombres, aquí van mis agradecimientos colectivos o particulares, con el deseo de dejar constancia de que los quiero:

A mi familia... gracias de corazón a todos y a quienes vinieron de lejos exclusivamente para estar ahí, desde Pamplona y Madrid. A mi nieto Ian. A mi madre y a mi tía Pili, en sus residencias. A mis abuelas, Isidra y especialmente Edmunda, y a mi exmujer Esmeralda, y a mi tío Manolo... desde allí arriba donde están

A mis amigos... los del barrio, los gloriosos veteranos futboleros, los colegas del colegio Juan de Lanuza, vecinos y tertulianos de Cuarte de Huerva, compañeros y amigos del trabajo, colegas escritores y simpatizantes de la Asociación de Escritores, socios entrañables de la Asociación Sedona, a mis profesores, los hermanos Alejandro y Juanjo...

A quienes no han podido estar, otros más de cien que me han hecho llegar su calor desde lugares como Ricla, Alpartir, Sevilla, Segovia, Lérida, Huesca, Roma, Panamá, Canarias, Buenos Aires, Santiago de Chile...

A quienes colaboraron en el evento, personal de Centro Cívico, a Julio, maestro en técnicas audiovisuales, a Juan Carlos, por su misión fotográfica, a Laura, por su prestancia como eficiente azafata, a Raúl, por traerme los libros.

Y a Esther, por estar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Libro XII - Hábiles o inútiles directivos - Reseña

Libro XII - Hábiles o inútiles directivos - Reseña

(puedes descargar esta obra en fichero .pdf gratuito desde www.3d3escritores.com/prades/obras/direc.htm y comprarla en formato papel desde www.bubok.es/libros/213112/Habiles-o-inutiles-directivos)

Siempre algo me ha llevado a lo otro y en esto que viene no podía cambiarse la tendencia.  El empuje de Ceferino me llevó hasta Alberto Trevijano en otra aventura que comencé titulando, a modo jocoso, Conciertos y desconciertos de hábiles o inútiles directivos y de donde se han caído las cuatro primeras palabras.

 Cada uno de los nueve capítulos que contiene esta obra se basa en algún jefe que he sufrido, disfrutado o conocido.  Algunos de ellos son casi cien por cien verídicos, junto con los hechos que los acompañan, descritos con pequeñas añadiduras que pretenden dar más tensión narrativa o esconder ciertas responsabilidades, pero sin llegar a la ficción.

¿Sabes que algunas de estas historias fueron un excelente desahogo?  Psicoterapia, incluso.

No me costó mucho recordar y construir las historias, incluso tuve que frenar en ciertos momentos porque la ansiedad me habría llevado a desconcertar el lector.  Uno de ellos se lo envié a los compañeros que compartieron equipo conmigo… y se oían las carcajadas a 325 kilómetros de distancia, los que separan Madrid de Zaragoza

Al final, a modo de profesor o analista, quise incluir un glosario básico de virtudes y defectos de cada cual de los descritos, con el fin último de enseñar, que estoy seguro es mi sino en la vida y debo trabajar hacia y para ello.

Ayúdame a mandar bien, Preámbulo

Acostumbran, la mayor parte de las veces, los que desean conquistar la gracia de un príncipe, acercársele con los presentes que le resulten más queridos...  Así pues, deseando ofrecerme a Vuestra Magnificiencia con un testimonio que pruebe mi acatamiento, no he encontrado, de entre cuanto poseo, cosa alguna de más valor y aprecio que el conocimiento de las acciones de los grandes hombres, cosa que he aprendido tras una larga experiencia...; estas acciones, habiéndolas examinado yo largamente y con todo cuidado, os las envío ahora a Vuestra Magnificiencia, condensadas en este pequeño volumen.

Nicolás Maquiavelo,  El Príncipe, Ed. Orbis, 1982 

 

***

El progreso es decidir, errar, corregir y mejorar

 

*** 

BREVE PREÁMBULO

¿Cómo aprender a mandar?

Aquí va una historia de un hombre que quiso aprender a mandar bien.  Es una historia de un hombre modesto, a quien su propia duda le hace fuerte.  Duda sobre si sirve para mandar, pero no se queda en ella y busca la respuesta.  Encuentra un acompañamiento noble y descubre nuevos caminos.  Las novedades son reveladoras, provocan el cambio que siempre hace crecer, pero el desarrollo no es fácil, ocasiona sufrimientos y superarlos nos hace fuertes.

 

¿Cómo enseñar a mandar bien?

Esta es también la historia de un hombre que quiso enseñar a mandar bien.  Antonio es un aspirante a consultor interno de Recursos Humanos, que cree en que la ayuda para cambiar es posible, que puede encontrar puntos de apoyo para mover el mundo de la gestión de equipos.  Y su palanca es la ilusión por una tarea nueva... ¡Qué interesante escribir la palabra ilusión para una actividad empresarial!  Más interesante si cabe cuando la tarea es prestar ayuda sin esperar nada a cambio.

 

¿Cómo mandar bien?

Esta es la historia de dos hombres que alcanzan un camino común para crecer desde la valentía de saberse ignorantes.

Libro XIV - Desde Molintonia, Índice

Ramón Huertas, director de recursos humanos

El supervisor

Crónica de un despido anunciado

Don Pelayo de la Casta

Ayúdame a mandar bien

Libro XIV - Desde Molintonia, Reseña

Libro XIV - Desde Molintonia, Reseña

(puedes descargar este libro en .pdf de forma gratuita desde www.3d3escritores.com/prades/obras/molintonia.htm y en formato papel desde www.bubok.es/libros/212666/Desde-Molintonia)

En primer lugar, he incluido el ensayo novelado “Ramón Huertas…”, del que ya he contado la mayor parte de las peripecias.  Me queda por recordar que fue escrito mientras era observador en la impartición de cursos para directivos, de hotel en hotel, en preciosas instalaciones con encanto y lujo, pero soportando un enorme aburrimiento en cuanto ya íbamos por la enésima repetición.  Como entonces aún no se llevaba el ordenador portátil, lo escribí en hojas cuadriculadas del cuaderno donde tomaba notas para preparar los informes solicitados por mi Director.

Después, van tres relatos y otro ensayo novelado. 

El supervisor (1995) no nació basado en la gestión de personas, pero como su argumento así se derivó, he decidido incluirlo en esta parte.  Fue en este relato donde usé por primera vez el nombre de Molintonia (acrónimo del nombre de mi barrio: Montemolín), que luego dio nombre al mundo imaginario de Diatán, a mi blog personal y este último libro de mi compilación de obras.  Ha sido publicado en varias webs (en la mayoría sin mi permiso).

Crónica de un despido anunciado (2004) es un relato real al 99%, basado en un hecho que le ocurrió a Esther, mi mujer, trabajando para COYSA, una empresa de entre tantas detestables en su trato con su personal.

A Don Pelayo de la Casta también le tengo mucho cariño.  Es un homenaje al Ingenioso Hidalgo don Quijote de La Mancha, cuyo 5º centenario se celebraba en el año de su redacción (2005).  Intento recrear a un consultor quijotesco, metiéndolo en la piel de un personaje pintoresco, aderezando y ambientando el relato en entornos y con personajes que fueron reales como compañeros míos en determinados momentos de mi trayectoria laboral, como Jesús L´Hotêllerie, descendiente directo del Barón de Warsage, Luis Mata y Elena Santolaria.

Amplié “Ramón Huertas…” y lo presenté a un concurso de ensayos convocado por el Centro de Estudios Financieros.  Parece ser que conocían mi anterior artículo ganador en AEDIPE y lo dieron por descartado al no ser totalmente inédito, obligatoriedad reflejada en las bases…  Pero me lo pidieron para publicar con el correspondiente devengo de haberes como si hubiera resultado ser uno de los finalistas.

Este acicate me hizo ponerme a escribir algo específico para el concurso del CEF y así surgió en 2003 El capataz y el consultor, un ensayo novelado que navegaba por las relaciones que se establecen entre tutor y tutorizado (o quizá deba decir mentor y mentorizado, o coach y coachée).  No ganó.  Lo podé y lo corregí.  Lo publicó Raúl en AprendeRH.  Aquí le cambio el título porque me parece más adecuado Ayúdame a mandar.

El capataz narra en un diálogo con un entrevistador oculto sus impresiones del paso de oficial de primera a capataz, función con mando sobre personas.  El consultor es quien le ayuda en esta tarea, y nos cuenta su proceso de conversión para llegar a desempeñar ese puesto, junto con las sensaciones que le produce ser capaz de ayudar.

Partes del prólogo y del epílogo me sirvieron para preparar dos artículos que fueron publicado en ForoRH y que están también incluidos en “EntrePersonas”. 

Estoy muy satisfecho de las citas que elegí para acompañar al texto.  Las he releído en varias ocasiones y las he utilizado para ilustrar otras acciones…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Libro XIII - Entrepersonas - Reseña

Libro XIII - Entrepersonas - Reseña

(puedes descargar este libro en .pdf de forma gratuita desde www.3d3escritores.com/prades/obras/personas.htm y en formato papel desde www.bubok.es/libros/212943/EntrePersonas)

Van aquí más de 80 artículos, la mayoría de ellos publicados en ForoRH, el semanario del Grupo RHM.  He dicho de mí que soy constantemente inconstante o inconstantemente constante.  O sea, que me muevo en onda sinusoidal.  Y participar en esta publicación resultó una manera de disciplinarme para ser un columnista puntual.

Lo he conseguido a medias.  En casi todos números ha habido colaboración mía, pero no siempre escrita de propio para ese momento.  Publicaron por entregas Epistolario de un oficinista, algunos capítulos de Ceferino, otros de …inútiles directivos y un trabajo de investigación sobre Mobbing.  Pero tengo el examen aprobado (creo yo) porque en más de la mitad aparecieron artículos sobre esos temas que me ocupan la observación o la reflexión.  Algunos de ellos Paulina los ha sobretitulado “Historias de RRHH”, y otros, “Apuntes para Telémaco”, como sucedáneo de Méntor, el educador que Ulises deja a cargo de tutelar el crecimiento de su hijo mientras él viaja.  También durante un tiempo la sección se llamó La opinión de Prades o El mirador.

Los he ordenado casi cronológicamente, como ha sido habitual en toda la obra de recopilación.  He dejado para el final el artículo que dediqué a Raúl, aunque por fecha debería haber sido colocado hacia la mitad más o menos.

Libro XII - Hábiles o inútiles directivos - Índice

Presentación

1.– PRIMER JEFE: Don José Jesús, el paternalista mandón

2.– SEGUNDO JEFE: Alberto Rossenfeld, el motivador 

3.– TERCER JEFE: Pepe Cabrales, el benemérito

4.– CUARTO JEFE: Michel Delettre, el inseguro

5.– QUINTO JEFE: Emilio Bak, el práctico

6.– SEXTO JEFE: Adolfo Riva, el trepa 

7.– SÉPTIMO JEFE: Rodrigo Cenis, el entusiasta

8.– OCTAVO JEFE: Gumersindo Altamiranda, el experto

9.– NOVENO JEFE: Manuel González de Tafalla, el inexperto

Epílogo

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Libro XI - ¡Qué cosas tienes, Ceferino! - Prólogo de Raúl Píriz

Libro XI - ¡Qué cosas tienes, Ceferino! - Prólogo de Raúl Píriz

(puedes descargar esta obra en fichero .pdf gratuito desde www.3d3escritores.com/prades/obras/ceferino.htm y comprarla en formato papel desde www.bubok.es/libros/213110/Que-cosas-tienes-Ceferino o en   www.rrhhmagazine.com/libroceferino/solicitud-libro.asp)

 Actualmente, cuesta hacerse una idea de la rapidez con la que las teorías del management han invadido nuestro modo de entender el liderazgo y de cómo su aplicación ha dado paso a la reinvención de las relaciones humanas en nuestras organizaciones y empresas. Su éxito ha radicado, principalmente, en la orientación que nos han facilitado para mejorar nuestras habilidades directivas y para destacar en un mercado profesional cada vez más capacitado y especializado. Por ello, quien desacredite su influencia en nuestro desempeño profesional, está cometiendo un acto injusto, sobre todo porque el management nos ha permitido transformar los tradicionales esquemas de liderazgo para adaptarnos a los avances sociales y económicos de un mundo cada vez más global y mediatizado, que demanda un estilo de dirección en las empresas flexible, dinámico y alejado de las jerarquías cerradas.

Sin embargo, el éxito original de este tipo de literatura que, sin duda, revolucionó el mercado editorial, también creó de forma paralela una línea literaria cargada de tinta esnobista, técnica, alejada de la realidad y apta sólo para quienes tienen la certeza de que la práctica y el error no existen dentro del camino profesional.

En este contexto, podemos encontrar obras que tras su lectura nos permiten mejorar nuestras habilidades directivas desde el conocimiento y la experiencia de sus autores, y textos basados principalmente en teorías y en casos de éxito siguiendo un estilo más cercano a la cultura empresarial angloamericana que a la española.

Así, con el paso de los años, la novedad del management ha disminuido a su vez que la oferta de libros se ha multiplicado. Una situación que ha llevado a muchos directivos a adoptar actitud incrédula y desconfiada sobre aquellas obras que garantizan el éxito directivo a través de 10 pasos básicos. Una actitud peligrosa y hasta nefasta para nuestra cultura literaria y para nuestro desarrollo directivo, ávido de conocimiento y carente de recursos por la falta de material de calidad. Quizá, una actitud que nos ha llevado a mostrarnos indiferentes con lo que ocurre a nuestro alrededor porque tenemos la sensación que todo lo que se dice se ha dicho, y que si no es así, seguro es el resultado de un refrito de teorías pasadas que resultan una alegoría a la sandez. Una actitud que confieso se ha apoderado de mí con el correr de los años y que me ha llevado a leer con recelo más de un texto de management.

Sin embargo, el libro que hoy se encuentra en sus manos, “Qué cosas tienes, Ceferino”, escrito por mi amigo José Antonio Prades, experto en desarrollo directivo, resulta una brisa de aire fresco que viene a refrescar la ilusión y a rescatar del desencanto a quienes piensan que todo está dicho y escrito sobre management empresarial.

En sus líneas existe vida y creatividad, principalmente porque nos acerca a las modernas teorías relacionadas con la motivación, la formación, el desarrollo y la evaluación de competencias, y retoma, desde una visión realista, aquellos valores y objetivos que los responsables de la gestión de personas jamás deben olvidar, y que tienen relación con la equidad, el trato justo y personalizado entre directivos y empleados.

En “Qué cosas tienes, Ceferino”, el tradicional protagonismo de los gurús, que tiene por objeto facilitarnos claves infalibles para dirigir a un equipo y para liderar un proyecto, se traslada a un personaje de ficción, Ceferino, un tradicional jefe del departamento comercial de una pequeña empresa que acaba convirtiéndose en el Director de RRHH, quien, junto a Meritorio, un recién licenciado en psicología y becario de la empresa, nos describe minuciosamente los cambios de gestión que surgen en el corazón de una organización.

Sin pretensiones de resultar interesante, sino con la esperanza de demostrar que el trabajo diario, el trato directo con las personas y la coherencia a la hora de ejercer el liderazgo son las claves del mejor modelo de dirección de RRHH, Ceferino recorre con su experiencia los valores que, condimentados con las habilidades de gestión que nos propone el management, se puede sacar lo mejor de las personas y el mejor desempeño a nivel profesional, individual y de grupo.

Ceferino nos habla desde su experiencia adquirida con el tiempo y no desde los manuales relacionados con el liderazgo; nos cuenta con un agudo sentido del humor y sarcasmo qué significa gestionar un grupo de profesionales, luego de haber transitado por diferentes puestos directivos y tras haber aprendido a dirigirles siguiendo el ejemplo, positivo y negativo, de quienes fueron sus jefes directos. Un personaje que nos invita a reflexionar, a través de una agudeza impecable, sobre los tradicionales pecados que los profesionales y directores de RRHH solemos cometer cuando prestamos atención a las teorías y descuidamos aspectos básicos de la gestión de personas: la formación, la escucha activa, la motivación, la comunicación entre la dirección de RRHH y el resto de departamentos y mandos intermedios, la evaluación del desempeño, la gestión del talento, etc. Un objetivo que su autor, José Antonio Prades, consigue con un admirable talento y no con menos dosis de talante, sobre todo porque este libro viene a consolidar su trayectoria literaria, la cual ha sabido desarrollar con indiscutible maestría de forma paralela a su prestigiosa carrera directiva; un camino que ha recorrido desde una posición independiente y con un sentido crítico único sobre la función de los directores de RRHH, para así aportar, a través de su pluma, las claves de gestión que sólo buscan el desarrollo de nuestra función.

Por ello, para el Grupo RHM de Comunicación y para mí como prologuista, ha resultado todo un privilegio contar con José Antonio Prades para editar el primer libro de nuestra nueva línea editorial, RHM Ediciones, que tiene por objetivo facilitar un espacio a todos aquellos autores que, de forma independiente y desde una base experiencial, desean contribuir al crecimiento de los Recursos Humanos en nuestro país. Un proyecto que personalmente me llena de orgullo y que viene a consolidar el trabajo que viene realizando el Grupo RHM a través de sus distintos medios de comunicación especializados en RRHH: www.rrhhmagazine.com, la revista AprendeRH, www.aprenderh.com, y el semanario ForoRH, www.fororh.com.

De igual modo, para la materialización de este libro ha resultado imprescindible la colaboración Jorge Crespo, excelente amigo y singular caricaturista, quien ha sabido descubrirnos los corazones de Ceferino y de Meritorio, otorgándoles una personalidad única e inconfundible a través de sus trazos, y que nos ha ayudado a editar un libro único, diferente y con un gran sentido del humor; sin lugar a dudas un sello de calidad alejado de los tradicionales formatos de la literatura directiva.  Por último, resulta obligado reseñar y destacar todo el trabajo del equipo humano del Grupo RHM de Comunicación, que hacen posible a diario continuar aportando contenido de valor y de calidad a todos los profesionales y directores de RRHH.

Les invito a partir de ahora a entretenerse y a descubrir quiénes son Ceferino y Meritorio, que seguro sabrán ganarse con humor, creatividad y sentido crítico un espacio en el corazón de todos los lectores y en el panorama literario de habla hispana dirigido a la Alta Dirección.

Reciban un cordial saludo.

 

Raúl Píriz

Director General

Grupo RHM de Comunicación

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres