Blogia
Molintonia

Prólogo al primer volumen Tres de Tres

Prólogo al primer volumen Tres de Tres

Este libro no amerita un prólogo sesudo.  Podríamos haberlo solicitado a un catedrático de filología, a una escritora prestigiosa o a un crítico de renombre, con el favor de que redactara con palabras ampulosas enfáticos conceptos de teoría literaria aplicada en los majestuosos relatos que a continuación se extienden por las páginas subsiguientes.  Lo más probable es que habría dicho medias verdades para quedar bien con los cielos y el averno, acodando un lenguaje satinado de expresiones cultas que habrían dado a la obra un estatus superior.

Pero nosotros nos daríamos la vuelta ante ese espejo porque no nos reconoceríamos con tales vestimentas. 

Somos tres y no es por casualidad, como tampoco es casual que Gonzalo Suárez tratara con delicadeza el triángulo creativo y de latencia amorosa entre Ditirambo, Rocabruno y Laina en su película “Epílogo”.  Puesto que no conocemos otro colectivo de narrativa formado por tres, nos sentimos algo diferenciados y originales, lo que nos agrada porque si así no fuera, no seríamos escritores.  La labor artística casi siempre es individual, como en nuestro caso, pero un día decidimos unir nuestras creaciones con el fin de… dar más variedad al ambiente; no aparecemos con manifiestos preclaros ni con intenciones salvíficas o revolucionarias… escribimos desde lo sencillo para llegar a un resultado emocionante (para nosotros y ojalá que también para quien nos lea)… y en esas vías nos hemos subido los tres para transitar por el mundo donde la magia se esconde tras el guiño que a cada párrafo sepamos darle.

 Van aquí nada más y nada menos que veinte y un relatos con extensiones variopintas.  Cada uno de nosotros proponemos paseos por entornos diferentes, propios, cercanos, nuestros, pero los destinos finales tienen suspiros en común.

 Pilar pasea desde la fantasía más increíble con estrellas color de miel hasta la realidad más angustiosa con una muerte encubierta; nos sumerge en la historia de España con un diputado por casualidad y nos desorienta con unos simbólicos zapatos de tacón y con una extraña urticaria.

 Anabel nunca se aleja de la sensualidad, ni siquiera con piedras en los bolsillos y, con erotismo blanco, nos regala historias llenas de harina o pintadas de azul, llenas de esperanza para un amor aventurero o sajadas con un desgarro por el amante perdido o por la ternura prostituida…

 José Antonio se sumerge en la humorada con un tenor afónico, en la esperanza a través del desfiladero que sobrevuela un milano y en el amor fantástico o estrambótico de un trío desigual, de unos jóvenes ingenuos o de una pareja que buscó la eternidad con ritos satánicos y angélicos.

 Situaciones mágicas, absurdas, surrealistas, inesperadas… o tan naturales y sujetas a la tierra como el amor, el engaño, la búsqueda de los ideales personales o el pequeño gesto que cada día nos acompaña.

 Todo es puro cuento.

 

3d3

Escritores

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres