Blogia
Molintonia

8º Bocadito de cine - Casablanca, la película de todas las películas

8º Bocadito de cine - Casablanca, la película de todas las películas

En este día que tanto brilla en el calendario hablaremos de una película estrella, “Casablanca”, estrenada en el año 1942, dirigida por Michael Curtiz, e interpretada por Humphrey Bogart, Ingrid Bergman y Paul Henreid, configurando un trío, con sus personajes de Rick Blaine, Ilsa Lund y Victor Laszlo, que ha quedado marcado con huella indeleble en la historia del cine. 

Recordaré someramente el argumento.  Rick, estadounidense escapado de la guerra, regenta un bar en la ciudad marroquí de Casablanca.  Allí llega un matrimonio, compuesto por una bella mujer y un líder de la resistencia europea antinazi, buscando un salvoconducto para viajar a Estado Unidos.  Pero esa mujer, Ilsa, y Rick no son nuevos conocidos, se amaron antes en París y aquella relación marcará toda la historia que nos presenta la película hasta su desenlace, con un magistral quiebre en el último instante que deja al espectador con un sabor agridulce.

Esta película ha sido extremadamente ponderada por casi todos los cinéfilos, aun a pesar de tener, como cualquier obra maestra que se precie de ello, muchas críticas, algunas voraces.  Particularmente quiero destacar el guión, por cierto, elaborado por cuatro personas en cuatro fases, lo que deja, observando la historia con detalle, un poso de inconsistencias que es siempre superado por esas frases tan brillantes que aparecen en todas las antologías del cine, como por ejemplo: “Creo que bajo su apariencia de hombre cínico, es usted un sentimental”, del Capitán Louis Renault a Rick Blaine.

Casablanca es una película inclasificable o quizá mejor dicho, que se puede clasificar dentro del género romántico, o como cine negro, o bélico, o político, incluso histórico, y todo ello tratado con el suficiente dulzor para que nadie quede sin el regusto tan agradable de haber vivido una historia apasionante.  Se ha escrito que ante Casablanca estaríamos disfrutando de la Gioconda del cine, tanto por su belleza indescriptible como por el misterio que transmite y atrapa.  José Luis Garci apuntó que en Casablanca se encuentra todo el cine.

Pero se ha hablado tanto de esta película que me gustaría centrarme en aspectos menos conocidos o menos divulgados.

Primero me referiré al guión, de cuya elaboración algo he avanzado.  Está basado en una obra teatral que había sido rechazada por Broadway y que se titulaba Todos acuden a Rick’s.  Sobre ella, comenzaron el trabajo de adaptación los hermanos Epstein, sustituidos después por Howard Koci, quien introdujo los valores morales en tiempos bélicos.  Posteriormente se unió Casey Robinson, que no aparece en los créditos y aportó los toques románticos. Pero nadie encontraba el final adecuado.  Tras finalizar otros trabajos, regresaron al equipo los hermanos Epstein, de quienes son la mayoría de los famosos diálogos.  ¿Abandonaría Ilse a su marido para quedarse en los brazos de Rick?  Y por no hacer spoiler, que quizá alguien aún no la haya visto, y gracias a este Bocadito se disponga a disfrutarla, no desvelaré por donde quedaron los derroteros.  Otro detalle anecdótico es que la frase final tan mítica...

 "Presiento que este es el comienzo de una gran amistad".

...se decidió incluir cuando ya se había terminado el rodaje, por lo que Bogart tuvo que ser llamado un mes después de finalizada la filmación para doblar la frase.

Algunas de las cuestiones tratadas en el film están filtradas por la moral estadounidense, pues determinado tratamiento de la actualidad política o las implicaciones del desenlace en el trío amoroso no habrían sido bien visto por la conservadora sociedad, El filme se topó con algunos problemas cuando la censura de Hollywood expresó su oposición a que el capitán Renault solicitara favores sexuales a cambio de visados y a que los personajes de Rick e Ilsa hubieran dormido juntos en París. Ambos puntos, de todos modos, permanecieron de manera implícita en la versión final.  críticos han analizado a Casablanca desde muchas perspectivas diversas.

Y también hubo censura en la España franquista, cómo no, ya que se prohibió en el doblaje la mención a la colaboración de Rick en las Brigadas Internacionales, que colaboraron con los republicanos en la Guerra Civil. A este respecto, existen tres diferentes doblajes de la película al español: el original, otro de 1966 y otro de 1983, sólo éste último fiel al guión original.

Se cuenta que los primeros elegidos para el reparto fueron  Ronald Reagan, Ann Sheridad y George Raft, aunque no está confirmado.  También dicen que la actriz francesa Michele Morgan pidió 55.000 dólares para interpretar a Ilsa, mientras que Ingrid Bergman se conformó con 25.000.  En cualquier caso, contratar a ésta no fue fácil, pues la tenía en exclusiva David O’Selznick, poderoso productor, entre otras grandes películas, de Lo que el viento se llevó.  Y precisamente, la Warner consiguió a la Bergman intercambiándola por Olivia de Havilland, quien rodó así ese otro gran éxito junto a Vivian Leigh y Clark Gable.

En fin, como he leído en el comentario de un blog, aunque no es la mejor película de todos los tiempos, sí que es la más querida y eso es lo que importa.  Una película que tiene varias recreaciones posteriores, una entrañable de los hermanos Marx, pero me quedo con el episodio de dibujos animados de la Warner lleno de ternura, con los personaje clásicos en los papeles principales:  Pepe el mofeta hace de capitán Renault, la gata Penélope Pussycat en Ilsa, Piolín es Ugarte, el pato Lucas en Sam, el pianista negro, el gato Silvestre hace de Víctor Laszlo y el conejo Bugs Bunny interpreta a Rick.  Se tituló Carrotblanca.

 Este espacio cuenta con el respaldo de la Escuela de Cine Un perro andaluz y con la colaboración de la tertulia Habladores de Cine.

Te deseo paz y alegría serena.

¡Hasta pronto!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres