Blogia
Molintonia

3er. Bocadito de cine: Carlos Saura, cineasta profundo

3er. Bocadito de cine: Carlos Saura, cineasta profundo

En este día que brilla en el calendario, hablaremos de Carlos Saura, importante director cinematográfico aragonés,  ha filmado 40 largometraje, 3 cortos y 2 documentales.  16 de esos trabajos han recibido galardones de relevancia, como los 13 Goyas de ¡Ay, Carmela. Igualmente, ha recibido más de 20 reconocimiento a su obra global o trayectoria en países tan dispares como Argentina, Italia o la República Checa.

Estos son los principales argumentos que reconocen a Carlos Saura con el calificativo de maestro para incluirlo en esta sección.

Nació en Huesca, el 4 de enero de 1932 Hijo de un abogado y una pianista. Carlos se enamoró de una niña a los ocho años y como era muy tímido le cogió la cámara a su padre para hacerle una foto a escondidas y mandársela más tarde con un corazón. La niña nunca le contestó a su mensaje pero fue el primer paso para seguir haciendo instantáneas. A los 18 años ya expuso sus fotos en la sociedad Fotográfica de Madrid, e incuso, llegó a recibir una invitación para colaborar con la revista “Paris Match” A pesar de su talento para la fotografía, se decidió a estudiar dirección cinematográfica abandonando la carrera de Ingeniería Industrial

Ha tenido siete hijos con tres mujeres diferentes, una de ella Geraldine Chaplin, hija del mítico Charles Chaplin.

La obra cinematográfica de Saura ha sido agrupada y calificada desde muy diferentes enfoques, lo que demuestra su propia variedad y eclecticismo, sin que ello signifique que no puedan encontrarse temas reiterados e intenciones constantes que pretende trasladar a los espectadores.

Como no es posible profundizar en todos y cada uno de sus temas, me voy a permitir algunos de ellos para destacar así la relevancia de este enorme artista.

Puesto que comencé a conocerlo con su película Cría Cuervos, rodada en 1975, diré que importantes estudiosos la señalan como el fin de su primera época, y que si hubiera dejado de rodar en ese momento, con 43 años ya habría pasado a la historia del cine español por títulos como La caza, Peepermint Frappé o La prima Angélica.

No puede hablarse de Saura sin referirse a sus obras incluidas en el género musical, aportándole una nueva y fresca visión.  Destacan de entre ellas la trilogía flamenca: Bodas de sangre, Carmen y El amor brujo, en colaboración con el gran bailarín español Antonio Gades.  Saura introduce el flamenco en el cine, como más tarde hará con el tango, en su película de ese nombre: Tango.

Para abundar en la rica versatilidad del cineasta, contaré que ha realizado cuatro películas policiacas: ¡Dispara!, Taxi, El séptimo día, y Deprisa, deprisa.

Carlos Saura, como tantos artistas coetáneos suyos, mostró especial interés por indagar en la guerra civil española, pero también toca una visión compartida con su maestro, otro aragonés, Luis Buñuel, que es el tratamiento de los marginados, por los que siente una especial fascinación, aunque evita presentarlos como seres obligados a rebelarse.

Y precisamente otra característica de su obra son sus referencias a Luis Buñuel. Saura también bucea por surrealismo y por los mundos oníricos, se mueve por la confusión entre lo recordado, lo soñado y lo imaginado.  Esos límites ambiguos son la huella de Buñuel en Saura, lo que el oscense explicó emocionadamente al de Calanda en la carta que le escribió a modo de despedida con motivo de su fallecimiento en 1983:

Me gustaría decirte –escribe Saura- cuánto me inquietan esas imágenes, ese sueño terrible de carne que se desplaza, carnaza sin vida, carne muerta… y  esas irrupciones de personajes ocasionales que aparecen y desaparecen para contarnos cualquier historia infantil: el pasillo de la casa materna, la luz amarillenta, los armarios llenos de misterios, las luminosos puertas del final de un corredor… Lo hemos soñado juntos, seguramente… ¿o acaso es verdad lo del “ruido de los pensamientos” que decían los místicos?.

Saura, en una entrevista realizada en 2011, cita a Borges como inspirador cuando el entrevistador le pregunta cómo le gustaría que se le recordara:

No tengo ningún interés en que se me recuerde por mi obra –dice Saura-, para eso están otras personas, si es que les interesa lo que hice. He hecho más de 40 películas y soy único responsable de ellas, tengo 7 hijos, miles de fotografías, dibujos, discos, escritos y más de 600 cámaras fotográficas. Ese sería quizás el resumen de mi vida. Borges lo dijo así: “Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo.  A lo largo de los años puebla el espacio con imágenes de provincias, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas.  Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara.”

Te deseo paz y alegría serena.

¡Hasta pronto!

(Emitido en Radio 5, el día 18/7/2014)

http://www.ivoox.com/bocadito-cine-n-3-carlos-saura-cineasta-audios-mp3_rf_3331045_1.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres