Blogia
Molintonia

Después

Se marcha veinte años después, veinte meses después.  Lo esperé miles de días y mil atardeceres de cada sábado, llegó al fin y le doy el adiós para volver a llamar a otros dioses. Nada ha sido como entonces porque los tornos de la vida nos retranquean los corazones.  Sólo me guardo un beso: el de la bienvenida, sólo uno, que me cercenó la entraña como un estallido de la memoria, torso desnudo, glande sabroso.  Francho se apagó como una gota a gota del sentimiento diluido en la búsqueda que no cuajó.  Apuesto, jugoso, alegre… diferente… otro. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres